Rom 8,18: “los padecimientos del tiempo presente no son comparables con la gloria futura”

Tiempo de lectura: 3 min.

Cuando hablamos con alguien acerca de las pruebas o padecimientos que nos toca vivir, usualmente escuchamos más confiadamente a alguien que ya ha experimentado las mismas pruebas o ha sobrellevado sufrimientos parecidos. Este es el caso de San Pablo, que nos habla de sufrimientos y gloria, diciendo que no debemos rechazar los padecimientos ya que no se compara con la gloria del Cielo; y él ha experimentado ambos. Dice Santo Tomás de Aquino, comentando este versículo de la Carta a los Romanos:

652. Después de probar que somos liberados por la gracia de Cristo, el Apóstol asigna ahora la causa del aplazamiento de la vida inmortal, que es la herencia de los hijos de Dios, es decir, que es necesario que suframos con Cristo para alcanzar la comunión de su gloria. Pero debido a que alguien podría decir que tal herencia es onerosa, ya que no se puede obtener sino soportando el sufrimiento, muestra la superioridad de la gloria futura sobre los sufrimientos de la vida presente.

653. Primero, por tanto, dice: se ha dicho que es necesario que suframos para ser glorificados, y que no debemos rechazar los sufrimientos, si queremos tener gloria. Porque yo, que he experimentado ambas cosas, considero: un hombre de mucha experiencia hablará con entendimiento (Sir 34: 9). Soportó muchos sufrimientos: con trabajos mucho mayores, más encarcelamientos, con innumerables palizas (2 Co 11, 23), y fue un espectador de la gloria futura: arrebatado al Paraíso, escuchó cosas que no se pueden contar (2 Co 12 : 3).

Esto lo considero, a saber, que los sufrimientos de este tiempo no son dignos de ser comparados con la gloria venidera que se revelará en nosotros.

654. Aquí menciona cuatro cosas para mostrar la excelencia de esa gloria. Primero, designa su eternidad cuando dice, la gloria venidera, es decir, después del tiempo presente; pero no hay nada después del tiempo presente excepto la eternidad. De ahí que la gloria sobrepase los sufrimientos de este tiempo como lo eterno sobrepasa lo temporal: porque esta leve aflicción momentánea nos prepara para un eterno peso de gloria sin comparación (2 Co 4, 17).

En segundo lugar, designa su dignidad cuando dice gloria, que sugiere un esplendor de dignidad: que los fieles se regocijen en la gloria (Sal 149, 5).

En tercer lugar, designa cómo se manifestará cuando dice que se revelará. Porque ahora los santos tienen gloria, pero está escondida en su conciencia: esta es nuestra gloria, el testimonio de nuestra conciencia (2 Co 1:12). Pero más tarde esa gloria se revelará a los ojos de todos, buenos y malos, de quienes se dice: se asombrarán de su salvación insospechada (Sab 5, 2).

Cuarto, designa su verdad cuando dice, en nosotros. Porque la gloria de este mundo es vana, porque se basa en cosas ajenas a la persona, es decir, en los adornos de la riqueza y en la opinión de los hombres: se jactan de la abundancia de sus riquezas (Sal 49: 6). Pero esa gloria estará basada en algo dentro del hombre, como dice en Lucas: el reino de Dios está dentro de ti (Lucas 17:21).

655. Así, los sufrimientos de esta vida, si se consideran en sí mismos, son leves en comparación con la cantidad de esta gloria; por un breve momento te dejé, pero con gran compasión te recogeré (Isaías 54: 7). Pero si se consideran estos sufrimientos en la medida en que los soporta voluntariamente por Dios por amor, que el Espíritu Santo produce en nosotros, entonces el hombre merece propiamente la vida eterna por medio de ellos. Porque el Espíritu Santo es una fuente cuyas aguas, es decir, efectos, brotan hasta la vida eterna, como dice Juan (Juan 4:14).

https://aquinas.cc/la/en/~Rom.C8.L4.n654.3

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: