Teología

Buscas amar y entregarte totalmente. Las Sagradas Escrituras nos enseñan cómo.

Tiempo de lectura: 3 min. La búsqueda del hombre en esta tierra consiste en hallar un camino para poder donarse totalmente en un amor verdadero con todo el caudal del que es capaz su corazón. Buscamos en dónde depositar totalmente nuestro ser, reposando en un Amor Verdadero, con mayúscula y sin defectos. Ciertamente, una búsqueda que no está exenta de …

Buscas amar y entregarte totalmente. Las Sagradas Escrituras nos enseñan cómo. Leer más »

“Seguir a Cristo” no es “seguirme a mí mismo”

Tiempo de lectura: 3 min. Muchas veces queremos seguir a Cristo, pero “a nuestra manera”, con un seguimiento hecho a nuestra medida. 1.      “Mi medida” como un error por exceso Considerándolo como un error por exceso, esto puede consistir en tener realmente deseos grandes de santidad y de seguir a Cristo, pero con una santidad… no digamos “ideal”… sino “irreal”. …

“Seguir a Cristo” no es “seguirme a mí mismo” Leer más »

El aguijón de la carne (comentario de Santo Tomás)

Tiempo de lectura: 10 min. Lección 3: 1 Corintios 12,7-10 2Co 12,7  “ (7) Y para que la grandeza de las revelaciones no me desvanezca se me ha dado un aguijón de mi carne, ángel de Satanás, que me abofetee. (8) Por este motivo tres veces rogué al Señor que se alejase de mí. (9) Pero Él me dijo: Mi …

El aguijón de la carne (comentario de Santo Tomás) Leer más »

Quedarse firme al pie de la cruz

Tiempo de lectura: 2 min. Uno de esos conocimientos esenciales para nuestra vida y que no nos vienen “instalados” tiene que ver con el sufrimiento. Creo que podría entenderse en tres etapas: primero, el aprender a enfrentar adecuadamente aquello que no nos gusta; segundo, reconocer que no todo sufrimiento es malo, por el contrario, puede ser muy bueno; tercero, una vez conocido y amado, aprender a no soltarlo. En otras palabras: aprender a cargar la cruz, amándola tanto que no la sueltes por nada. Esto es lo que los santos llaman “la ciencia de la cruz”…

La Natividad de María y nuestra concepción

Tiempo de lectura: 3 min. Hoy celebramos la Natividad de María que no es lo mismo que la Inmaculada Concepción. Pienso que aclarar esto, aunque parezca obvio, nos permitirá comprender mejor otros detalles acerca de la humanidad de nuestra Madre y la maravilla de Dios, así como de nuestras ideas acerca de la vida humana. Recordemos que el año pasado, …

La Natividad de María y nuestra concepción Leer más »

Primera epístola a los Corintios

Tiempo de lectura: 2 min. La comunidad de Corinto es reflejo de cada uno de nosotros, heridos por el pecado original y por los propios pecados pasados. Sin embargo, no debemos desanimarnos ni desconfiar de Dios. Pero a esta misma comunidad San Pablo comenzaba su carta diciendo (1Co 1,2) : “a la Iglesia de Dios que está en Corinto, a los santificados en Cristo Jesús, llamados a ser santos…”. Esos somos nosotros.

Elementos de vida espiritual – San Alberto Hurtado

Tiempo de lectura: 9 min. Documento redactado en París en noviembre de 1947 P. Alberto Hurtado, La búsqueda de Dios, pp. 28-34 1. Una espiritualidad sana Los que se preocupan de la vida espiritual no son muchos; y, desgraciadamente, entre ésos no todos van por camino seguro. ¡Cuántos, durante decenas de años, hacen meditación y lectura sin sacar gran provecho! …

Elementos de vida espiritual – San Alberto Hurtado Leer más »

Madre suya y madre nuestra

Tiempo de lectura: 3 min. El padre Antonin Lhoumeau fue superior general de los monfortianos de 1903 a 1919 y su obra cumbre fue el libro “La Vida Espiritual en la escuela de San Luis María Grignion de Montfort”. Él se pregunta: ¿Hacia dónde tiende esta devoción de Esclavitud total a Jesús por María? ¿Cuál es el objetivo? «A la …

Madre suya y madre nuestra Leer más »

Nuestra propia entrega

Tiempo de lectura: 4 min. Hay dos enemigos de la participación eucarística contra los cuales debemos combatir cada día. El primero es no tener una idea correcta de Dios – ateísmo práctico, diría el Padre Buela-. El segundo es la falta de amor: ya sea por egoísmo, o por no saber obrar por amor. Es decir, por no saber «entregarnos».

Salir de la versión móvil